Razones por las que no suscribirse a un software de RRHH

¿Qué sucedería si un día el proveedor de una app decide multiplicar por dos el precio del servicio o, directamente, discontinuarlo?

Muchos de nosotros utilizamos software por suscripción, especialmente en el móvil o tableta. Una app de streaming, un juego, una app para ponernos en forma, etc… Pagamos una cuota cada mes y tenemos el derecho de usar la app y de guardar en ella nuestros datos. Ahora imaginemos: ¿qué sucedería si un día el proveedor de alguna de estas apps decide multiplicar por dos el precio del servicio, o decide discontinuarlo o, en el peor de los casos, se va a la quiebra? Pues, a parte de un dolor de cabeza por tener que buscar alternativas, no mucho más. Esto también lo encontramos cuando decidimos cambiar de compañía telefónica: simplemente cambiamos de proveedor manteniendo el número y ya está.

El customer lock-in : el hecho de que el cliente desarrolle una gran dependencia de su proveedor porque éste posee sus datos, transfiere todo poder de negociación al proveedor.

Ahora bien: imaginemos que lo que tenemos por suscripción es un software de RRHH en el que tenemos los datos de todos los empleados de nuestra empresa. En él tenemos la planificación horaria y el registro de la jornada laboral de 10, 20, 100 o 1000 personas; centenares de solicitudes de vacaciones pendientes de aprobarse o rechazarse y de bajas a revisar. En definitiva, decenas y decenas de horas de esfuerzo invertidos en crear todo ese valioso conjunto de datos. ¿Qué haríamos si nuestro proveedor decide incrementar de manera inasumible el precio del servicio? A esto se le conoce como customer lock-in, que se traduce como “tener al cliente bien agarrado”. El hecho de que el cliente desarrolle una gran dependencia de su proveedor porque éste posee sus datos, transfiere todo poder de negociación al proveedor.

Si los requerimientos de un software no están sujetos a cambios externos a corto plazo (legales, sociales, naturales, etc…), no existe motivo por el cual se deba pagar una cuota mensual para usarlo.

El software por suscripción es una tendencia ideada por las empresas de software a fin de garantizarse un flujo de dinero constante y, sobre todo, conseguir el customer lock-in. Si bien este tipo de licencia de uso del software tiene sentido para algunos tipos de aplicación (como por ejemplo: servicios de streaming de música o vídeo; o aplicaciones de navegación GPS profesional; etc…), no necesariamente lo tiene para otros tipos. Este es el caso del software de gestión de los RRHH. Si los requerimientos de este software no están sujetos a cambios externos a corto plazo (legales, sociales, naturales, etc…), no existe motivo por el cual se deba pagar una cuota mensual para usarlo. Pensemos en una calculadora o una impresora, que hacen siempre lo mismo: ¿por qué deberíamos estar pagando indefinidamente para usarlos?

En Imesd creemos que si nuestro cliente dispone de un servidor o una nube privada, tiene derecho a poder disfrutar de manera ilimitada de un software de gestión de los RRHH y control horario.

En Imesd creemos que si nuestro cliente dispone de un servidor o una nube privada, tiene derecho a poder disfrutar de manera ilimitada de un software de gestión de los RRHH y control horario. Mediante la compra de este software, el cliente puede usar la aplicación bajo los términos de su adquisición sin tener que pagar cuotas de ningún tipo, a no ser que desee contratar un servicio de mantenimiento opcional (más económico que una suscripción) que le permitirá resolver dudas, solicitar ayuda en el caso de una inspección de trabajo, u obtener ventajas como descuentos a la hora de adquirir nuevas funcionalidades.

¿Y por qué en Imesd ofrecemos también nuestro software por suscripción?

Pues porque, de nuevo, creemos que el cliente es quien debe tener la libertad de decidir qué le resulta más ventajoso, si comprar o suscribirse. Además, cualquiera de nuestros clientes por suscripción puede decidir dejarla en cualquier momento y pasarse a la modalidad de compra, y por supuesto con los mismos datos con los que estaba trabajando durante la suscripción.


Guía control horario