La nube es el futuro. El software por suscripción, no.

La nube es el futuro. ¿Pero de qué?

Quien sea que te haya dicho que la nube es el futuro, no va nada mal encaminado, y es que el mercado de la computación en la nube está en auge, y nadie con sentido de la realidad se atrevería a negarlo.

Si bien muchas empresas todavía prefieren mantener una infraestructura informática en sus centros de trabajo, es cierto que muchas están migrándola a proveedores de cloud computing como Microsoft Azure, Google Cloud o Amazon Web Services. Esto les permite, por un lado, ahorrarse los costes asociados al funcionamiento y mantenimiento del hardware (electricidad, averías, etc…); y por otro, resulta más sencillo augmentar los recursos de computación y almacenamiento a medida que los requerimientos de la empresa crecen.

Por tanto, podemos decir que la nube es el futuro (quizás ya, el presente), pero de lo que siempre ha sido: de la infraestructura informática.

El chollo de las empresas de software; la sangría de las empresas usuarias

Con la llegada de la nube muchas empresas de software de RRHH encontraron una oportunidad de oro: aprovechar los bajos costes de la nube para proporcionar a sus clientes el software mediante suscripción (por ejemplo, cuotas mensuales), algo también conocido como SaaS (del inglés, Software as a Service o Software como Servicio).

El negocio va así:

  1. Alquilo una infraestructura al proveedor de cloud.
  2. Instalo mi software en la infraestructura.
  3. Ofrezco mi software por suscripción.
  4. Obtengo un muy buen margen gracias al bajo coste de la infraestructura.


Con este modelo de negocio, las empresas proveedoras de software obtienen fundamentalmente dos cosas:

  1. Un flujo de dinero constante.
  2. Poder de negociación respecto al cliente, ya que este último “se casa” con el proveedor y le resulta complicado abandonarlo, por lo que el proveedor tiene ventaja para poder incrementar las cuotas.


Sin embargo, por el lado contrario, las empresas usuarias se encuentran que:

  1. Si tienen varias suscripciones de distintos software, cada mes deben pagar elevadas sumas de dinero.
  2. A largo plazo, continuarán pagando por un software que, prácticamente, siempre realiza la misma tarea. ¿Tendría sentido pagar cada mes por usar una calculadora?


Ventajas e inconvenientes del software por suscripción en la nube

Como todo, el software por suscripción en la nube tiene ventajas e inconvenientes. Para ser justos, expondremos 3 de cada.

  • Ventajas:

    • Las actualizaciones y el soporte técnico están incluidos.
    • El proveedor se encarga de su mantenimiento (copias de seguridad, etc…).
    • No requiere de una inversión para empezar a utilizar el software (salvo se establezca una permanencia mínima).
  • Inconvenientes:

    • El proveedor tiene poder para controlar el precio de las cuotas.
    • Si el proveedor desaparece o deja de dar servicio, el cliente no puede continuar trabajando con la aplicación y puede no recuperar los datos.
    • Dificultad para adaptar el software a las necesidades específicas del cliente, ya que el mismo software es usado por todos los clientes.

Cuando la mejor alternativa es comprar el software

Es cierto que el modelo de suscripción puede resultar interesante para empresas que quieran cubrir una necesidad básica, cuyos datos no sean críticos ante una eventual quiebra del proveedor o interrupción del servicio.

Pero la compra del software ofrece unas ventajas que el software por suscripción no tiene:

  • El cliente puede instalarlo en su infraestructura informática o en su nube privada, evitando así costes redundantes al contratar software de distintos proveedores.

  • Una vez comprada la licencia de uso, el cliente puede usar el software de manera ilimitada, independientemente de los futuros precios o de lo que le suceda al proveedor.

  • El coste de adquisición del software se acaba amortizando.

  • El cliente es libre de elegir y contratar el servicio de actualizaciones y soporte técnico que más le convenga.

  • El cliente puede solicitar que se realicen adaptaciones acorde con sus necesidades.

Si cualquiera de los puntos anteriores se encuentra en las circunstancias o preocupaciones de tu empresa a la hora de elegir un software de RRHH y control horario, entonces la compra es definitivamente la mejor elección.

En Imesd ofrecemos ambas opciones

Si bien este artículo parece una crítica al SaaS, no lo es. Es una crítica al pensamiento de que SaaS es la única opción que en el futuro podremos encontrar para utilizar un software. Quien lo afirme tiene sin duda interés en afirmarlo.

A la hora de comercializar nuestro software de control horario Imesd Numa, ofrecemos tanto el modelo por suscripción como de compra, por dos motivos:

  1. Porque creemos que ambos modelos satisfacen necesidades distintas del mercado, y descartar uno u otro para nosotros supone ignorarlas.

  2. Porque creemos (como usuarios de software que también somos) que un software es una herramienta que debe poder disponerse para el tiempo que el cliente crea oportuno, y que este último debe tener la libertad de elegir si contratar un servicio de mantenimiento, y cuando lo considere necesario.

En conclusión, el software en la nube no es lo mismo que el software por suscripción. Son cosas distintas, por lo que no hay ningún motivo para el que debamos pagar un software de RRHH de manera recurrente si ya disponemos de una infraestructura informática, ya sea tradicional (en las instalaciones de la empresa) o en la nube.


Guía control horario