No utilices una Wall tablet para fichar por reconocimiento facial

Desde que en España las empresas están obligadas a llevar el registro de la jornada laboral de los trabajadores, ha proliferado el uso de tablets de propósito general para utilizarlas como puntos de fichaje.

Estas tablets (conocidas también como “Wall tablets”, porque acostumbran a instalarse en una pared) identifican a los trabajadores mediante reconocimiento facial.

Sin embargo, el uso de Wall tablets es una mala idea para registrar los fichajes de los trabajadores porque disponen de cámaras convencionales que no son capaces de distinguir si “lo que ven” es una cara de verdad o una foto.

Las cámaras de los móviles o tablets simplemente capturan la imagen en 2 dimensiones y sin tener en cuenta la información presente en otras longitudes de onda.

Las longitudes de onda caracterizan la luz reflejada por los objetos que se están fotografiando, y por lo general las tablets capturan solamente las longitudes de onda de la luz visible (la que ven nuestros ojos).

Pero hay más longitudes de onda como la de la luz infrarroja, que resulta ser muy importante para determinar si el objeto ante una cámara es un rostro humano real, o no.

Así que, efectivamente, si se utiliza una tablet genérica para fichar, un trabajador puede suplantar la identidad de otro si utiliza una foto de este último y la coloca delante de la cámara.

La consecuencia inmediata de esta debilidad es que un trabajador puede fichar por otro para simular su asistencia, y esto es inaceptable si la intención es disponer de una solución fiable de control horario.

Además, hay otro inconveniente de las tablets para fichar con reconocimiento facial: su efectividad depende mucho de las condiciones de luz ambiente, por lo que no se podrán instalar en lugares con reflejos o con una iluminación insuficiente.

La única manera de evitar todos estos problemas es utilizando terminales o relojes de fichar de reconocimiento facial, que utilizan una tecnología mucho más avanzada que las tablets de propósito general basada en la captura de imágenes 3D y el uso de luz infrarroja.

Es cierto que un reloj de fichar puede resultar más caro que una tablet, pero hay que tener en cuenta que es un dispositivo específicamente diseñado para el propósito de fichar.

Además, un reloj de fichar está pensado para durar, para estar funcionando sin interrupciones durante varios años, 24 horas al día, mientras que una tablet por lo general está diseñada para un uso particular, mucho menos intensivo.

¿Y recuerdas el problema de la obsolescencia programada inherente a todos los dispositivos móviles? ¡Así es! Una tablet genérica puede dejar de funcionar por incompatibilidad con las nuevas versiones del software o del sistema operativo. Esto no sucede con un reloj de fichar, cuya vida útil termina cuando, simplemente, se estropea por una avería.

Con este artículo, esperamos haber dejado claro por qué no conviene utilizar una Wall tablet para fichar y, en cambio, por qué un reloj de fichar es un dispositivo más conveniente.

En Imesd no solo comercializamos relojes de fichar de reconocimiento facial sino que previamente les aplicamos un intensivo proceso de homologación que garantizan a nuestros clientes una calidad de producto excelente y compatible con todas nuestras soluciones de control horario.


Guía control horario