Cómo controlar los retrasos y las ausencias de los trabajadores

Un software de control horario permite registrar la jornada laboral y calcular las horas trabajadas, y con ellas, el absentismo. Sin embargo muchas aplicaciones de control horario del mercado son incapaces de trazar de manera precisa el origen de ese absentismo, y simplemente reportan que en un determinado día no se trabajaron una cantidad de horas teóricas.

Un buen software de control horario como Imesd Atlas o Imesd Numa, en cambio, sí permite conocer los retrasos y las salidas imprevistas antes de la hora. Para ello, lo único que debe hacer el personal de RRHH es indicarle a la aplicación las horas de entrada y salida teóricas en la jornada. A partir de esta información, la aplicación permite obtener informes detallados sobre los periodos de retraso y ausencia durante la jornada.

¿Qué utilidad tiene controlar los retrasos y las ausencias de los trabajadores?

Las aplicaciones de control horario no son más que herramientas digitales que permiten obtener datos de la empresa en cuanto al cumplimiento del horario de trabajo por parte de los empleados. Su utilidad la determinan los objetivos que se plantee la empresa al respecto. Veamos unos ejemplos:

  • Conocer los retrasos permite determinar si los horarios son eficientes para ciertas personas. Por ejemplo, si se detecta que un trabajador acumula varios retrasos, es posible que se deba a un problema de conciliación entre su vida laboral y personal. En tal caso, el software de control horario nos sirve para poder negociar con el trabajador cierta flexibilidad a la entrada, a partir del valor medio del retraso que acumula diariamente.

  • Conocer los retrasos (y también las ausencias) nos permite detectar si el rendimiento de un trabajador se está viendo perjudicado: bajas constantes o un aumento de los retrasos injustificados puede ser una señal de agotamiento o de algún otro problema. En tal caso lo más conveniente es que el personal de recursos humanos hable con el trabajador y tome las medidas necesarias (motivación, coaching, formación, etc…) para recuperar los niveles de rendimiento originales.

  • Detectar comportamientos indisciplinarios también puede ser un motivo para controlar los retrasos y las ausencias, pero sobretodo para aportar documentación que justifique un posible despido procedente del trabajador.

Hemos visto tres ejemplos de por qué es importante controlar los retrasos y las ausencias de los trabajadores, aunque las posibilidades pueden ser diversas para cada empresa en particular. Lo importante es que la empresa disponga de un buen software de control horario para obtener estos datos.


Guía control horario