Protege tu empresa con un control de acceso

Ya sea en un pequeño comercio, bar o restaurante, o en cualquier empresa, es probable que haya áreas del local o del edificio a las que debería restringirse el acceso, tanto a gente ajena a la empresa como a determinados empleados de la misma. Actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de cerraduras electrónicas que permiten limitar el paso de personas a través de una determinada puerta, ya sea mediante el uso de tarjetas o por reconocimiento de huellas dactilares. Sin embargo, cuando el propósito va más allá de restringir el paso por una sola puerta y se convierte en controlar varias áreas y conocer quién y cuándo ha accedido a ellas, estas soluciones no son suficientes. En estos casos es recomendable la instalación de un sistema de control de accesos.

Estos sistemas consisten en una o más terminales que controlan varios puntos de acceso, formados por un lector encargado de identificar personas y un dispositivo mecánico que bloquea el paso, como un abrepuertas, una barrera o un torniquete. El esquema mostrado a continuación es un ejemplo de una instalación con una terminal y dos puntos de acceso. A través de un software de gestión se programa la terminal con una serie de reglas que indican qué personas tienen acceso a cada punto, y en qué momento. Por ejemplo, podríamos definir una regla que estableciese que la entrada del personal a la empresa se permita sólo de 8 de la mañana a 8 de la noche, o que el acceso al almacén se permita solamente a un determinado grupo de empleados. Cuando una persona se identifica en el lector (pasando una tarjeta o escaneando una huella dactilar), éste envía la solicitud de acceso a la terminal, la cual, en base a las reglas programadas, responde al lector con un mensaje de “permitir” o “denegar” el acceso. En caso de permitirlo, el lector dará la señal pertinente al dispositivo mecánico para que permita el paso.

 

Por otro lado, el programa de gestión permite generar informes sobre los accesos realizados, proporcionando información sobre quién ha accedido a un determinado lugar, y cuándo. De este modo el control de acceso puede utilizarse como una herramienta de seguridad que permita llevar un control de los movimientos realizados por el personal de la empresa. La imagen siguiente muestra un ejemplo de informe generado por el programa AtlasAcc, en el que se detallan los accesos realizados por cada empleado en un determinado periodo.

 

Más adelante comentaremos en este blog otras aplicaciones interesantes que pueden llevarse a cabo con nuestros sistemas de control de acceso.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0
Claudi Martínez

Autor: Claudi Martínez

Claudi se incorporó a ImesD en 2003. Empezó realizando proyectos de mejora de las terminales de control horario y accesos, y posteriormente introdujo la tecnología de reconocimiento de huellas dactilares. Actualmente se encarga del diseño y desarrollo de la nueva gama de relojes de fichar y de programas ImesD. Puedes seguir sus publicaciones en Google+ o Twitter.