imesdcloudLejos quedan esos días en los que un navegador de Internet servía sólo para hacer simples consultas de páginas con información estática que no permitían interactuar de ningún modo con el usuario. Ciertamente, hoy casi podríamos afirmar que el navegador de Internet se ha convertido en el programa más usado cuando utilizamos nuestro ordenador, móvil o tableta. Sea Internet Explorer, Google Chrome, Firefox o Safari, el navegador nos permite consultar información, comunicarnos en tiempo real, hacer compras o incluso ya jugar al bingo. Por este motivo, cada vez son más las aplicaciones web que podemos encontrar en el mercado: programas ofimáticos, ERPs, CRMs, editores de imagen, etc…

Las aplicaciones web funcionan siguiendo una arquitectura llamada “cliente-servidor“. Un ordenador central (servidor) ofrece la aplicación a un usuario (cliente) a través de la red. Así, por ejemplo, la aplicación que permite confirmar borradores de la Declaración de la Renta se ejecuta en los ordenadores de la Agencia Tributaria, mientras que los usuarios (clientes) acceden a ella a través de un navegador web.

Estas aplicaciones tienen ciertas ventajas respecto a las aplicaciones de escritorio tradicionales:

  • El cliente no requiere un determinado sistema operativo: cuántas veces hemos oído eso de “¿es compatible con mi sistema operativo?”. El usuario de una aplicación web puede acceder a ella desde cualquier sistema operativo que tenga instalado un navegador web compatible como Internet Explorer, Google Chrome, Firefox o Safari.
  • No requieren ser instaladas: en efecto, el cliente sólo necesita disponer de un navegador web para acceder a la aplicación.
  • No son vulnerables a alteraciones del sistema: las aplicaciones que el usuario instale en su ordenador no interferirán en el correcto funcionamiento de la aplicación web.
  • Son accesibles desde cualquier ordenador: podemos acceder a ellas desde el ordenador del trabajo o desde el de casa, siempre y cuando tengamos acceso al servidor que ofrece la aplicación.

En ImesD recientemente hemos despegado hacia la nube, permitiendo que nuestros programas de control horario y accesos dejen de ser aplicaciones de escritorio para convertirse en aplicaciones web. Es el caso de la suite de programas control de recursos humanos Atlas (AtlasTime, AtlasAcc, AtlasLoc, etc…), una aplicación 100% web que se instala en un servidor de la empresa y que es accesible desde cualquier ordenador de la misma o desde Internet. A diferencia de otros programas de la competencia, que se gestionan mediante una aplicación de escritorio y que sólo disponen de acceso web para que los empleados puedan consultar ciertos datos, Atlas está completamente implementado con tecnología web, de modo que no sólo los empleados pueden acceder a él para consultar datos sino que también los jefes de personal o administradores pueden hacerlo para gestionar el programa, desde cualquier ordenador, mediante su cuenta de usuario.

Atlas, en definitiva, es nuestro primer paso hacia el desarrollo y creación de aplicaciones 100% web, cada vez más presentes gracias a la tendencia de localizar, no sólo los datos, sino también la lógica del programa en la nube, en lugar de en los equipos desde los que se accede a la aplicación.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0
Claudi Martínez

Autor: Claudi Martínez

Claudi se incorporó a ImesD en 2003. Empezó realizando proyectos de mejora de las terminales de control horario y accesos, y posteriormente introdujo la tecnología de reconocimiento de huellas dactilares. Actualmente se encarga del diseño y desarrollo de la nueva gama de relojes de fichar y de programas ImesD. Puedes seguir sus publicaciones en Google+ o Twitter.